Ventajas de los Portabicicletas de Bola

Los aficionados a la bicicleta, ya sea de carretera o de montaña, suelen desplazarse a lugares que brinden buenas rutas . Para ello, existe en el mercado una amplia gama de productos diseñados para satisfacer la necesidad de transportar la bicicleta en un turismo, sin que ello signifique ocupar el interior del vehículo.

Entre las principales soluciones están las bacas con adaptadores para portabicicletas de techo, que fueron las pioneras en el mercado y por ello de uso más extendido. También existen los portabicicletas de portón trasero, una opción que se popularizó hace algunos años con el aumento de la demanda de caravanas para viajes, que por su mayor altura eran incompatibles con el modelo citado anteriormente. Finalmente existen también los portabicicletas de bola, cuyas características especiales veremos a continuación.

 

Los portabicicletas de bola surgen del intento de mejorar los portabicicletas de portón trasero para los turismos. Para ello se optó por una especie de remolque rígido conectado al enganche de bola del coche. Este sistema tiene una versatilidad mucho mayor que los portabicicletas de portón trasero, permitiendo maniobrar el conjunto de las bicicletas sin problema, dando acceso al maletero o incluso dando servicio a la hora de realizar una reparación de una de las bicicletas.

 

Dejando a un margen la sencillez de operación y de instalación de este tipo de portabicicletas, las principales características diferenciadoras con respecto a los otros dos sistemas, y las que ponen a los portabicicletas de bola en una situación de superioridad, son dos:

 

En primer lugar, mantiene la integridad del coche. Otros tipos de portabicicletas pueden desgastar la pintura o crear roces, con el consiguiente perjuicio que ello implica. En los portabicicletas de bola la única zona de contacto con el coche se realiza en el enganche de bola, por lo que no hay que temer ningún desperfecto, pues este no tendrá lugar.

 

Por otra parte, la posición que ocuparán las bicicletas al usar este sistema minimiza la resistencia opuesta al viento, al continuar los perfiles naturales del chasis del vehículo en el cual se encuentre instalada. Esto reduce los gastos de combustible y la posibilidad de sufrir bandazos al ser expuestos a una ráfaga de aire.

 

Finalmente, encontramos interesante señalar que el portabicicletas de bola es la solución más cómoda y estética de todas las disponibles al consumidor. Otros sistemas requiren instalar barras o mecanismos que no se pueden desmontar con facilidad. El portabicicletas de bola puede engancharse rápidamente sólo cuando vaya a ser usado, y dejarse atrás cuando no sea necesario, de tal manera que nadie será consciente de que en la parte trasera de nuestro coche haya habido un portabicicletas antes.