portabicicletas

 

El ciclismo es una modalidad deportiva extraordinariamente versátil y popular. No solo permite mantener una buena forma física sino que abre infinidad de posibilidades para descubrir rincones insospechados en solitario o en grupos de amigos. Todas estas ventajas hacen que la bicicleta sea un elemento fundamental en cualquier viaje, sobre todo los relacionados con el turismo rural o la naturaleza. Para transportar la bici nada resulta más práctico que un portabicicletas específico para nuestro vehículo. De este modo, no tendremos que realizar siempre las mismas rutas cuando queramos disfrutar de nuestra afición por las dos ruedas y los pedales.

 

Los portabicicletas de última generación son estructuras que se acoplan a la perfección a cualquier vehículo. No hay que olvidar que existen alternativas tanto para las furgonetas como para las caravanas, por lo que no es necesario viajar en un turismo para disponer de este sistema de fijación. Además, contamos con propuestas diferentes para cada tipo de necesidad. A grosso modo, encontramos portabicicletas de tres clases distintas: portón, bola y techo . Los de portón son los más funcionales pero los de bola permiten transportar un mayor número de bicicletas.

 

Si se viaja con una o dos bicicletas, el portabicis de portón es la opción más recomendable tanto por la facilidad de instalación como por los resultados en carretera. No olvidemos que esta clase de sistemas se acopla al lateral del vehículo, por lo que una carga excesiva podría comprometer sensiblemente la estabilidad del coche. Si, por el contrario, se viaja en grupo, los portabicis de bola permiten transportar una mayor cantidad de bicicletas con total seguridad. El único trámite que debe cumplirse es la instalación de una bola en el vehículo, que puede ser la misma que la que se utiliza en los remolques.

 

Por último, los portabicicletas plegables son una opción en boga por la mayor facilidad de transporte no ya de las bicis sino de los propios sistemas de sujeción. La mayoría de ellos cuentan con palancas tensoras y su altura e inclinación pueden regularse para adaptarlas a las características del coche. En definitiva, se escoja la opción que se escoja, los portabicis son la solución ideal para compaginar viajes de todo tipo con la práctica del ciclismo, constituyendo todo un aliciente para explotar al máximo las vacaciones. Al fin y al cabo, ¿por qué desconectar de aquello que nos gusta?